miércoles

DE LUNARITOS....


Desde ya os digo que con Roberto no hubo nada que hacer. 

Como os dije salí con él…mellá perdía por lo del “incidente”en el gym y cometí además la torpeza de ponerme esa noche una blusa de lunaritos. Combinar lunares con mellas… lo sé, error básico en mi clóset…no sé qué tenía en la cabeza!! Los nervios, supongo…
Además, antes de salir de casa, intenté disimular mi “vacío dental” colocándome un migajón de pan, que entre diente y diente casi pasaba desapercibido.

Al principio muy bien, me reía en plan “jus jus jus jus” pero claro, cuando ya llevaba 4 cervezas y empecé con las carcajadas a mandíbula batiente, pues eso…os podéis imaginar…cada 2 minutos andaba amasándome pequeñas bolitas de pan como “improvisadas prótesis”…para sustituir las que en forma de “esputito panadero” salían disparadas desde mi boca con destino  a un moño DIVINO que llevaba la señora del restaurante sentada justo a espaldas de Roberto.
El marido de la susodicha, el pobre,  le decía de vez en cuando “cuidado cariño, ahí viene otra vez” y ella se apartaba así un poquito…pero que va…la colé las 7 veces ¡Qué puntería!
Ya desistí porque además el pan era de centeno con pipas de girasol, semillas de linaza y amapola, anarcardos y nueces de macadamia…No sé si aquello era pan o la puta pirámide nutricional al completo. Claro, se me veía ahí un pegotón que por mucho que yo quisiera él no podía hacer más que mirarme el parchetón.  Y eso que ya me había subido las tetas hasta tal punto que estaba “a esto” de ponérmelas de hombreras.

Quise desviar su atención iniciando una conversación interesante:
- Shhabeshh que tienesshh una shhonrishha preciosshaa
¿¿¿¿Pero que me pasa en la boquitaaaaa???? ¿¿¿¿Y  mis eses???? ¿¿¿Por qué coño estoy silbando al hablar???
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡RAJOY SAL DE MI CUERPOOOOOOOO!!!!!!!!!!
 Al final le invité a subir a casa ( a Roberto, no a Rajoy) pero me dijo que no, que tenía plancha por quitar
¡Qué cosas!

jueves

¡¡¡CUERPO A TIERRA!!!

El sábado di un paso más allá en el mundo selfie y me pelé yo sola. Ya me amenazó  Jon que como lo intentara me cortaría las manos… pero me arriesgué.
Empecé por el flequillo, que era lo que más a mano tenía y terminé…..bueno realmente terminé llorando frente al espejo porque aquello enfilaba a drama.

Me lo corté tanto que se quedó tieso. Estaba a Milú y medio de ser un calco de Tintín.
A esto que entra mi abuela en el baño

-          Ah, ¿por fin te vas a peinar como las libianas?

-          Abuela, las LESBIANAS no se peinan de ninguna manera especial

-          No OS PEINAIS de ninguna manera especial, querrás decir

-          No soy lesbiana abuela

-          Pues deberías…lo mismo así te comías algo!!

-          Abuela yo me como….

-          Los mocos….¡¡¡TÚ TE COMES LOS MOCOS!!!
...la vieja esta, me odia!


Yo no hacía más que pegarme manotazos al flequillo para aplastarlo pero aquello saltaba pa´rriba como un resorte, como las banderolas de los taxis antiguos…Además me estaba saliendo un verdugón en la frente de tanto guantazo que no sé yo que era peor!

Que sí que sí….que a Cameron Díaz le quedaba muy gracioso, pero eso….a Cameron Díaz.
Había quedado con Roberto (por fin!) después de 6 meses de miradas en el gimnasio.

¡¡¡¡¡No he hecho más abdominales en mi vida que en esos 6 meses!!!!.  Cada vez que me miraba me ponía a hacer abdominales como una loca, estuviera donde estuviera. Pensaba yo que eso me daba a mi un puntito interesante..

Mira, un día me pilló en la cinta de correr. Roberto me miró, Ardelia pensó “¡cuerpo a tierra!” y claro….no me acordaba que “la tierra” estaba en movimiento, ….
¡Ay la que lié!

Yo cuando me vi una rodilla detrás de la nuca pensé que me había roto algo, pero no….Claro, quería disimular y hacer ver que estaba estirando….¡IMPOSIBLE!… La cinta me había lanzado a 10 metros, con una altura de vuelo considerable, y una velocidad solo superada por mi diente incisivo lateral superior que durante el vuelo me adelantó en paralelo (¡Qué bonita la sensación de volar eh!). Llevaba una teta fuera, el cable de los auriculares de corbata, una zapatilla embarcá en la barra de dominadas y la otra la había cogido al vuelo un GILIPOLLAS y la alzaba como un  trofeo...¡¡¡¡UUUUOOOOOOOHHHHHHHH!!!!... (¡¡¡¡¿¿¿¿por qué coño hacéis ese ruido los tíos cuando celebráis algo???!!!!!).
Y allí estaba yo, desparramada por el suelo, con los morros estampados en el ventanal frontal la de sala de cardio….

-          “¡¡¡¡¡¡LO TIENES EN EL BOTE ARDY!!!!!”…me gritaba mi amiga desde la otra punta del gimnasio…tampoco es hija de puta mi amiga!!!
Pero bueno, hoy salgo con Roberto, aunque sea con el flequillo de Crispín Klander , la frente como un mapa y un diente menos….¿triunfará el amor?