lunes

50 METROS SOBRE EL SUELO

Roberto es un chico especialmente sutil, así que cuando me llegó la orden de alejamiento intuí que lo nuestro se estaba acabando. Era una especie de mensaje que él me estaba queriendo haciendo llegar.

Ya lo sospeché cuando le llamé aquella tarde 64 veces y no me cogió el teléfono o cuando le esperé sentada en su portal durante 3 días…ó 5…no me acuerdo…como me desmayaba de vez en cuando por la inanición no sé exactamente cuánto tiempo estuve allí sentada…Pero fueron bastantes días….y podría haber aguantado mucho más, pero no quería caer tan bajo y me fui a mi casa en cuanto empecé a oler a muerta….yo he sido siempre muy orgullosa para mis cosas.

Total que cuando me llegó la orden de alejamiento de 50 metros pensé que esto no se podía quedar así y que Roberto y yo teníamos que hablar.

Como no era capaz de calcular 50 metros a ojo, le pedí a mi hermana Rosi que me acompañara...Mi hermana tiene las piernas muy largas (ella sacó las piernas tan largas como mi padre y yo el culo tan grande como Brasil).

El plan era el siguiente: Mi hermana esperaría a Roberto en la puerta del gimnasio, en cuanto él saliera, ella daría 50 zancajazos (a metro por zancada) y allí me colocaría yo, para no infringir la ley y poder hablar con él.

Y así lo hicimos….

Rosi se dispuso en el sitio acordado, yo vi a mi amor salir del Gym y a mi señal mi hermana se puso a pegar zancajazos como una posesa…47…48….49….y al que hizo 50 allí me coloqué yo.

-           “ ROBERTOOOOOO AMORE MIOOOOO”

Mira, se ve que el megáfono era de los buenos…¡¡¡qué crujío pegó aquello!!!...Ya empezó la gente a asomarse por las ventanas (“¿qué pasa…qué pasa….?”)

Mi pobre Roberto (que no tiene espíritu ninguno), cuando escuchó su nombre (en Dolby Surround Pro Logic), se giró y me vio….Se le descompuso la cara….se puso a correr como un loco….sin rumbo…se notaba que más que correr…huía

Pero claro, yo tenía TANTO que decirle…

Total, que me puse a correr detrás de él…

Cuando mi hermana (que seguía apoyada en una farola recuperando el resuello de la primera carrera) ve el panorama, me adelanta por la derecha (a  metro por zancada) en un intento desesperado de asegurar los 50 metros legales entre mi amor y la menda…..Yo de lejos la escuchaba…”cueintisiete….cueintiosho…cueintinueve …” y allá que iba la pobre,…con los coditos pegados al costillar en un ángulo perfecto de 90º y el braceo propio para impulsar la carrera.

A Rosi, que había visto a Roberto solo una vez, se ve que con la fatiga de la carrera se le nubló la vista y se puso a perseguir a otro señor, que nada tenía que ver con Roberto y que cuando se la vio venir echó a correr acojonaíto perdío.  
Cuanto más corría el hombre, más empeño le ponía mi hermana…ella ya no miraba a nadie….estaba como poseída “cueinticuatro…cuentisinco…cuentiseí…”

Pero la gente muy animada eh….si si si…allí estaba todo el mundo asomado a las ventanas “VENGA ROSI…TU PUEDES…ESO ESTÁ GANAO…” …hasta que un señor, en un momento de euforia total, le tiró una botella de Solan de Cabras de 2 litros desde un tercero…se ve que el hombre apuntó bien y le dio a mi hermana en tó la quijá y le partió la mandíbula…una lástima porque la cosa se estaba poniendo preciosa….es que mi hermana tiene un trote muy estiloso…

En fin, al final no pude hablar con Roberto, pero bueno, el martes tenemos el juicio, y a ver si en un huequito le saco el tema…


Qué cosas!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario