martes

UN COMANDO

Yo no quería terminar con aquella “extraña” relación pero había leído en el Cosmopolitan (amén) que hay veces que a los hombres hay que pegarles un “toque de atención” para que reaccionen.  Es como aquello de MENOS ES MAS. Lo que mi amiga Isa y yo llamamos un "comando"
Nada podía salir mal...Lo tenía todo bajo control
Así que me armé de valor:
Yo: - Creo que deberíamos dejar lo nuestro
Él: - Ajá
¿Ajá?... ¿qué coño significa Ajá?...¿qué mierda quiere decir Ajá?...En ninguna parte del artículo venía que respondería con un “Ajá”.
Estaba preparada para las súplicas y los lamentos pero para un ¿“Ajá”?....
¡¡¡¡¡NO TENGO PLAN B PARA UN AJÁ!!!!!
¿Qué coño hago ahora?
Desde luego lo más digno era vestirme. Tampoco quería darme mucha prisa por si el tío reaccionaba y empezaba todo a ir según el guion que me había montado en la cabeza.
Así que empecé poco a poco a recoger mi ropa, sin prisas, con pachorra,…..primero el pantalooooooon,  (me paro, lo miro a los ojos-NADA) ahora los zapaaaaatos (me paro, lo miro a los ojos-NADA), primer botón de la bluuuuusaaaaa, (me paro, lo miro a los ojos-NADA), segund…
Yo: - ¿Has dicho algo?
Él: - No
Yo: Ah no?
Lo peor fue cuando enfilé el pasillo de su apartamento de camino a la puerta de la calle, él justo detrás,...yo parecía un palio de barrio en la cuesta “el Bacalao”….despacito….., costero a costero, “meeenos pasos quiero” me gritaba yo pa´mi misma…de vez en cuando le miraba: NADA
Yo: - ¿Decías  algo?
Él: - No
Yo: Ah no?
Ya en el descansillo para tomar el ascensor y en un intento desesperado por salvar la situación, me giré esperando encontrar sus ojos, y me encontré la placa 4º DCHA
“Cabrón me ha cerrado la puerta en mi puto cogote”
¿¿¿Se puede caer más bajo???  Sí señor, se puede, se puede…
Me acerqué de nuevo a la puerta y dirigiéndome a la mirilla espeté:
“Devuélveme mis cosas, por favor”
A los dos minutos me arroja por debajo de la puerta una pulserita con el nombre de MARICARMEN…(esto no puede estar pasando…otra vez no!!)
Yo (de puntillas hablándole a la mirilla): - Perdona pero no soy Mari Carmen, soy Ardelia
Él (a través de  la puerta): -¿¿Cordelia??
Yo (a la mirilla): - No no, Ardelia
Él: Pues aquí por la A de Amelia no tengo nada eh!!!
Yo ( a la mirilla): - No en realidad es Ardel...que más dá!...Ok, no pasa nada… llámame si estas mal, vale?
EL: ...
¿Veis como si se podía caer más bajo? Todo es proponérselo
En fin...aun no me ha llamado, a lo mejor es que lo de la reacción es como al tiempo….no sé.

6 comentarios:

  1. Media hora riéndome...Ardelia, eres una monstruaaaaa!!!!!!!!.
    Tienes una nueva seguidora.
    Leonor Lería

    ResponderEliminar
  2. Aún me estoy riendo...

    Enhorabuena, no es fácil reírse de uno mismo. Tienes desde ya un nuevo lector en el blog. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miguel Angel...una veces una se ríe de si misma, otras llora...tu sabes, de todo un poco ;-)

      Eliminar
  3. Vivalamarequet'haparío! Brutal pa una vez sola!

    Un beso mu gordo de este incondicional fan tuyo

    Luigi, de Salas

    ResponderEliminar